Seleccionar página

twitter dead

Twitter, esa pequeña red social, que una vez superada la limitación de los 160 caracteres a los que nos teníamos que ceñir en la época dorada de los SMS, nos enseña a comprimir la información en todavía menos hueco. Y es que apareció justo cuando Facebook, Whatsapp o los blogs nos estaban “maleducando” a sentirnos los reyes del mundo y a escribir todo lo que queríamos. Y sí, lo defino así, porque nos estábamos convirtiendo en unos pesados. La irrupción de la red de microblogging introduce un cambio de paradigma en la comunicación: tenemos que ir al grano.

Y es que sí, a todos nos puede pasar, un día nos levantamos inspirados y las palabras nos salen solas y no hay quién consiga pararnos cuando estamos escribiendo. A los que me comprendéis…

…que bajón cuando este momento se acaba, ¿verdad?

Bueno, pues por mucho que nos duela, por muchas palabras que consigamos hacer aparecer en las pantallas de nuestros lectores, no quiere decir que todas vayan a ser vistas y, lo más importante, leídas. Lástima que no sea fácil, pero ya se sabe, por lo que más luchamos es lo que más acabamos valorando.

Twitter deadUna de las premisas básicas que debemos tener en cuenta a la hora de desarrollar una comunicación efectiva, esque debemos adaptarnos al contexto, al canal, a las circunstancias y, sobretodo, al receptor. Y en un mundo en el que estamos rodeados de información y de mensajes, la brevedad vale el doble. Te pongo en situación, cuando vas por la calle y alguien se dispone a hablarte, ¿cómo lo hace? ¿Verdad que no utiliza un discurso largo y elaborado para abordarte? Pues bien, aquí reside la importancia de la comunicación: ser breve y conciso. En lugar de centrarte en el arte de desarrollar la palabra, céntrate en el arte de atraer la atención y aprovecha el carácter multimedia que ofrece este medio.

Y es que esta red ha sufrido un proceso de transformación constante desde sus inicios. ¿Cuántos recordáis aquella época en la que entrabas a Twitter y lo único que hacías era ver tuits de tus amigos contando que estaban haciendo? Era una época en la que esta red carecía de interés, porque los contenidos ofrecidos eran casi los mismos que en Facebook pero con menos palabras e imágenes, y todo vino dado por la pregunta que te hacían antes de publicar un estado: ¿Qué estas haciendo? Y es así como todos nuestros amigos se convirtieron en spammers para nosotros, porque publicaban estados que para nosotros eran indiferentes, o que podríamos continuar viviendo sin haber sabido que estabas cenando un bocadillo mientras veías tu serie favorita en el portátil.

Y este es el primer paso que tienes que seguir cuando vas a escribir un tuit, no pensar que se lo estas enviando a tus amigos. Sí, tienes amigos que te van a leer, pero los tuits los puede leer todo el mundo y si quieres transmitir una imagen profesional, te tienes que centrar en aportar contenido de valor e interesante para tus followers. Mímalos, diviértelos, engánchalos y, sobretodo, cuídalos. Mi consejo en este sentido es que sólo compartas el contenido que a ti también te gustaría ver, trata de ponerte en el papel del receptor por una vez. Ya sé que tener unos cientos de seguidores te hace sentirte importante, pero no, todavía no eres mundialmente reconocido ni te van a asaltar por la calle tus fans. Así que cuida a tus followers dándoles contenidos que sean de su interés. Ten en cuenta que más vale tener pocos pero que sean de calidad e interactúen que tener muchos y que no te hagan caso, porque te vas a seguir sintiendo solo.

No caigas en el error del follow por follow, en el vídeo te muestro como sería hacer esto en la vida real. ¿De verdad te gustaría eso? Lo interesante de este mundillo reside en que si de verdad quieres que alguien en concreto te siga, te lo cameles para que lo acabe haciendo por sí mismo. Cómo si estuvieras tratando de seducirlo, busca llamar su atención de una manera curiosa y a partir de aquí, cada persona es un mundo, habrá gente que empiece a seguirte de manera casi instántanea y gente con la que tendrás que intercambiar opiniones en más de una ocasión para demostrarle que tenéis cosas en común y que puedes ser interesante. En caso contrario, ¿tu harías follow a alguien que no aporte nada únicamente porque te ha seguido?

Y, sobretodo, y aquí la parte más sencilla, pero a la vez que más esta dando que hablar porque la gente no lo suele tener en cuenta (o es que se despistan cuando envían el tuit) ten cuidado con las opiniones personales que expresas, cuidado con la ortografía y documéntate. Sí, ya que se son consejos obvios, pero da igual que seas famoso, político o una persona más sobre este lugar llamado mundo: la puedes líar. Y aquí tienes una infografía con algunas “pifiadas” por parte de gente conocida (pincha en ella para verla completa)

infografía

Sí, nadie tiene el escudo protector de no hacer una pifiada pública en Twitter. La clave, utilizarlo como una herramienta para lo que es, así que si te basas en las interacciones breves, aportas contenido de valor, escuchas y recomiendas lo que hacen el resto de usuarios (para eso se han inventado los botones de compartir y los RT), no te dedicas en exceso a la autopromoción (a todos nos gusta que nos reconozcan nuestro buen trabajo, pero para eso ya están nuestras abuelas; ¡No, que no entienden a lo que nos dedicamos!) podrás conseguir sobrevivir en este pequeño amazonas tecnológico y cambiante al que todos conocemos como Twitter. 

Y sobretodo, si tienes una empresa ten en cuenta que creando un perfil la estas haciendo visible al público, no encargues la gestión de parte visible a alguien que no tenga los conocimientos necesarios porque le vayas a pagar menos o te caiga mejor, ¡porque te puede acabar saliendo caro!

Otra buena forma de utilizarlo, es siendo un valiente, como hizo Oreo durante la SuperBowl de 2013 en la que durante un apagón crearon spots en tiempo real. Porque si el usuario no descansa, tu promoción tampoco, eso sí, elige el momento oportuno. Y así conseguirás demostrar que tienes la lección superada.

oreo

suscríbete

Pin It on Pinterest

Share This