Seleccionar página

En el útero materno y pidiendo “likes” en Facebook…

Hoy no escribo un post “al uso” como es costumbre. No voy a hablar ni de herramientas, ni de tendencias en Marketing Online para este 2015 (que lo haré) Ni nada por el estilo. Hoy quiero compartir con vosotros una de esas reflexiones marketinianas que de vez en cuando invaden mis días. ¿Por qué desde que estamos en el útero materno, a algunos/as ya nos involucran en el mundo virtual por medio de las Redes Sociales?

Y esta cuestión viene de la cada vez más habitual tendencia que veo en Redes Sociales por parte de madres que, ajenas a la ética moral y preservación de la intimidad, suben fotos de sus ecografías, mostrando publicamente y sin miramientos el rostro, poco formado aun, de sus bebés. Y ahí yo me pregunto…

“¡¿Pero que co#!!*s les pasa?!”

 

Una cosa así, viniendo de un marketero como yo, es fácil que caiga en el saco de la demagogia. Pero nada más lejos de la realidad. El único objetivo que pretendo alcanzar con esta sencilla, y alarmante cuestión, es la imperiosa necesidad de hacer reflexionar y recapacitar al lector.

Porque, seamos sinceros, algo que muchos/as ya hemos visto en innumerables ocasiones por las Redes Sociales, como es la “afición” de las futuras madres a mostrar sus ecografías, ¿no os parece exageradamente frívolo, superficial y/o inmoral? Ahora es cuando muchos/as se me lanzarán al cuello tachándome de extremista, purista y hasta retrógrado. Pero no os equivoquéis, la cuestión aquí planteada por un servidor, no es más que un mecanismo de autoanálisis.

Un estudio reciente de Microsoft Research concluye que el 62% de las madres con hijos por debajo de los 3 años usan Facebook, y que la práctica totalidad de ellas (más del 96%) afirma haber publicado imágenes de sus retoños en la red social.

¡Claro que es normal que una entusiasmada y feliz madre quiera mostrar a su hijo/a al mundo! ¡Si es lo más ecografía en las Redes Socialesbonito que hay! Pero pensemos… Esa criatura que crece en vuestro vientre, no posee conciencia, raciocinio ni moralidad alguna. No es consciente del uso que se está haciendo de su imagen y, si me apuras, de su persona. Se está mostrando publicamente por medio de las Redes Sociales, ¿no habría que esperar a que tuviera esa conciencia de si mismo para que decidiera él/ella si estar o no estar en ese mundo virtual? 

A ver… que esto es algo personal ¿eh? Una simple y llana opinión. Pero ¿qué me decís de la ley de protección al menor? Está claro que si esas ecografías se suben a la Red es con consentimiento de los padres, ¡por su puesto! Son ellos los que las difunden. Ya… pero es que a mi… me “chirría” bastante eso, porque creo que se encuentra en un terreno de dudosa legalidad. Llamarme raro (“¡Raroooooo!”) si queréis.

5º punto del Artículo 4 Derecho al honor, a la intimidad y a la propia imagen:

 Los padres o tutores y los poderes públicos respetarán estos derechos y los protegerán frente a posibles ataques de terceros.

Y es que hay mucho mal nacido por la Redes Sociales amigos/as. ¿Y si a un desalmado le da por insultar o difamar contra vuestro bebé al ver sus imágenes? Denunciable, claro. Pero claro, ahí ya entramos en términos legales y judiciales. Algo muy “gordo” que tal vez no sea el momento de incluir en este post. Pero yo ahí lo dejo, concretamente la Ley de Protección de Datos, por si a alguien le da por leérsela, si eso

¡Bueno va! Ya callo. No sin antes mostraros que clase de gente existe, desde mi punto de vista, capaz de crear un juguete para bebés que les permite, a los propios niños y niñas, hacerse selfies desde la cuna y subirlos a las Redes Sociales… ¿Qué cara se os queda? Pues es verdad, existe.

móviles-cuna-redes-sociales-

Es el típico carrusel que en vez de animales y estrellas, posee los iconos de Facebook y Twitter, los cuales, al ser alcanzados por el bebé, les toma una foto o video, subiéndose automáticamente a las Redes Sociales. Pero como ya existe cierta polémica con el invento, la siguiente versión propuesta (más lógica) es la de que dichas capturas pasen directamente a los móviles de los padres, siendo ellos los que decidan si publicarlas o no.

Pues nada marketeros/as. Espero no haberos aburrido mucho con este tema, pero es algo que me llevaba muuuuuuuucho tiempo rondando la cabeza y quería compartirlo con vosotros/as. Entonces, a raiz del post que acabáis de leer…

¿Cuál es vuestra más sincera y constructiva opinión al respecto? 

¡Nos leemos marketeros/as! 

suscríbete

Pin It on Pinterest

Share This