En el útero materno y pidiendo “likes” en Facebook…

En el útero materno y pidiendo “likes” en Facebook…

Hoy no escribo un post “al uso” como es costumbre. No voy a hablar ni de herramientas, ni de tendencias en Marketing Online para este 2015 (que lo haré) Ni nada por el estilo. Hoy quiero compartir con vosotros una de esas reflexiones marketinianas que de vez en cuando invaden mis días. ¿Por qué desde que estamos en el útero materno, a algunos/as ya nos involucran en el mundo virtual por medio de las Redes Sociales?

Y esta cuestión viene de la cada vez más habitual tendencia que veo en Redes Sociales por parte de madres que, ajenas a la ética moral y preservación de la intimidad, suben fotos de sus ecografías, mostrando publicamente y sin miramientos el rostro, poco formado aun, de sus bebés. Y ahí yo me pregunto…

“¡¿Pero que co#!!*s les pasa?!”

 

Una cosa así, viniendo de un marketero como yo, es fácil que caiga en el saco de la demagogia. Pero nada más lejos de la realidad. El único objetivo que pretendo alcanzar con esta sencilla, y alarmante cuestión, es la imperiosa necesidad de hacer reflexionar y recapacitar al lector.

Porque, seamos sinceros, algo que muchos/as ya hemos visto en innumerables ocasiones por las Redes Sociales, como es la “afición” de las futuras madres a mostrar sus ecografías, ¿no os parece exageradamente frívolo, superficial y/o inmoral? Ahora es cuando muchos/as se me lanzarán al cuello tachándome de extremista, purista y hasta retrógrado. Pero no os equivoquéis, la cuestión aquí planteada por un servidor, no es más que un mecanismo de autoanálisis.

Un estudio reciente de Microsoft Research concluye que el 62% de las madres con hijos por debajo de los 3 años usan Facebook, y que la práctica totalidad de ellas (más del 96%) afirma haber publicado imágenes de sus retoños en la red social.

¡Claro que es normal que una entusiasmada y feliz madre quiera mostrar a su hijo/a al mundo! ¡Si es lo más ecografía en las Redes Socialesbonito que hay! Pero pensemos… Esa criatura que crece en vuestro vientre, no posee conciencia, raciocinio ni moralidad alguna. No es consciente del uso que se está haciendo de su imagen y, si me apuras, de su persona. Se está mostrando publicamente por medio de las Redes Sociales, ¿no habría que esperar a que tuviera esa conciencia de si mismo para que decidiera él/ella si estar o no estar en ese mundo virtual? 

A ver… que esto es algo personal ¿eh? Una simple y llana opinión. Pero ¿qué me decís de la ley de protección al menor? Está claro que si esas ecografías se suben a la Red es con consentimiento de los padres, ¡por su puesto! Son ellos los que las difunden. Ya… pero es que a mi… me “chirría” bastante eso, porque creo que se encuentra en un terreno de dudosa legalidad. Llamarme raro (“¡Raroooooo!”) si queréis.

5º punto del Artículo 4 Derecho al honor, a la intimidad y a la propia imagen:

 Los padres o tutores y los poderes públicos respetarán estos derechos y los protegerán frente a posibles ataques de terceros.

Y es que hay mucho mal nacido por la Redes Sociales amigos/as. ¿Y si a un desalmado le da por insultar o difamar contra vuestro bebé al ver sus imágenes? Denunciable, claro. Pero claro, ahí ya entramos en términos legales y judiciales. Algo muy “gordo” que tal vez no sea el momento de incluir en este post. Pero yo ahí lo dejo, concretamente la Ley de Protección de Datos, por si a alguien le da por leérsela, si eso

¡Bueno va! Ya callo. No sin antes mostraros que clase de gente existe, desde mi punto de vista, capaz de crear un juguete para bebés que les permite, a los propios niños y niñas, hacerse selfies desde la cuna y subirlos a las Redes Sociales… ¿Qué cara se os queda? Pues es verdad, existe.

móviles-cuna-redes-sociales-

Es el típico carrusel que en vez de animales y estrellas, posee los iconos de Facebook y Twitter, los cuales, al ser alcanzados por el bebé, les toma una foto o video, subiéndose automáticamente a las Redes Sociales. Pero como ya existe cierta polémica con el invento, la siguiente versión propuesta (más lógica) es la de que dichas capturas pasen directamente a los móviles de los padres, siendo ellos los que decidan si publicarlas o no.

Pues nada marketeros/as. Espero no haberos aburrido mucho con este tema, pero es algo que me llevaba muuuuuuuucho tiempo rondando la cabeza y quería compartirlo con vosotros/as. Entonces, a raiz del post que acabáis de leer…

¿Cuál es vuestra más sincera y constructiva opinión al respecto? 

¡Nos leemos marketeros/as! 

suscríbete

Sobre Hugo Cotro

Yo siempre digo que si quieres un filete de ternera vayas a la carnicería a buscarlo, no a una oficina. Lo que viene a ser algo como... "Si quieres profesionalidad, busca a un profesional" El sector del Marketing Digital está repleto de nuevas promesas y expertos que pueden ayudar a mejorar la visibilidad de tu marca o empresa. Y en consecuencia, aumentar la posibilidad de obtener más beneficios. Pero... ¿Cuántos de ellos poseen ese carácter auténtico, genuino, apasionado y diferenciador que los convierte en excepcionales? Para descubrir a alguien con estas aptitudes, es imprescindible reconocerla y conocerla. Me llamo Hugo Cotro y soy profesional de Marketing Digital, Social Media y Copywriting. Llevo lidiando con este loco mundo de la comunicación online desde que esta se hizo eso... online. Ayudo a empresas, marcas y emprendedores a conseguir su objetivos por medio de estos canales. Otorgando el valor que necesitan para potenciar su visualización. Tal vez te pueda ayudar... ¡Seguro que te puedo ayudar! ¿Me das un toque?
Añadir a favoritos el permalink.

16 Comments

  1. Por si no sabias mi opinión, que creo que sí, yo estoy en contra de mostrar las fotos de los menores en Internet. No creo que sea algo prohibido, pero es verdad , que ciertas personas abusan de ello. Pero como bien dices es una opinión. Y al igual que la tuya muy debatida y no muy compartida. Me gusto mucho el post ;)

    • ¡Muchas gracias María! Me alegro que te haya gustado ;)

      Y es que es un tema bastante peliagudo que no hay que tomárselo a la ligera. Ya no solo a nivel legal, si no moral también.
      ¿Qué será lo próximo? ¿Anunciar en tiempo real y via Redes Sociales que estamos realizando “el acto” para concebir a nuestro futuro hijo/a?

      (Mejor no lo digo muy alto…)

  2. No, no eres raro (o yo soy rara también no lo sé jajaja).
    Creo que tienes razón en todo lo que has dicho, hay que tener bastante cuidado con el tema “menores e internet”.

    Me hace gracia porque cuando en las noticias se habla de esto parece que sólo existen los “quinceañeros hormonaos” y no se habla del uso que hacen los padres con sus bebés (que los pobres sí que no pueden hacer nada).

    Es verdad que cuando hay un bebé nuevo en casa dan muchas ganas de enseñarlo para que todo el mundo vea lo bonico que es, pero casi mejor que se lo enseñes a tu gente en privado.

    Saludos!

    • ¡Gracias por tu opinión Idoia! Con la que estoy completamente de acuerdo.

      Antes de educar a los niños hay que educar a los padres, e informarles de los riesgos de mostrar a sus bebés en Redes Sociales. Claro que nos da ganas de enseñar sus caritas tan bonitas al resto de personas, pero mucho mejor hacerlo en privado, como bien dices tú.

      ¡Saludos!

  3. Yo estoy totalmente en contra de publicar imágenes de niños, no sólo en redes sociales sino en cualquier otro medio. Como todo en esta vida, debería ser suficiente con apelar al sentido común de mamás y papás, pero es evidente que cada vez es más escaso. Y espero que nadie se ofenda, pero es que me parece que no somos conscientes del alcance de internet y lo utilizamos demasiado a la ligera.
    Por cierto, me parece un buen post, enhorabuena por ser valiente y tratar un tema algo espinoso.
    Saludos!

    • ¡Muchas gracias por tu comentario Dori! Pero sinceramente, no es valentía… es sentido común.

      A diario vemos, tanto tú como yo y el resto de personas, a padres y madres enseñando imágenes de sus niños/as sin mesura, como si fuesen muebles nuevos que han comprado rencientemente en Ikea (Y no quiero ofender) Y lo que hay que tener en cuenta es que se tratan de bebés amparados por la Ley de protección al menor, con sus derechos constituyentes.

      ¡Saludos!

  4. Creo que las libertades de las que disfrutamos en las redes sociales se acaban convirtiendo en los libertinajes de otros.

    El principal problema es que no se protegen los perfiles personales y lo que queremos mostrar a hermanos o cuñados traspasa el umbral de lo lógico y se muestra en todas partes.

    Pienso que las RRSS no son el sitio adecuado para hacer esas cosas, no al menos en muros abiertos o TL públicos… Pero de la misma manera no me parece correcto que se muestren a señoras para vender lencerias o niños con juguetes o ropa infantil.

    Si hablamos de lo correcto (y separándonos de las legalidades variables) al tiempo no me gusta pero comprendo esas “necesidades” de mostrar nuestras obras aunque sean personas. Hay quien no hace otra cosa que niños y por tanto no es capaz de enseñar nada más.

    Para mi es la misma insensatez que mostrarse de borrachera en una fiesta callejera y luego, al pasar la resaca, queremos que las cosas se conviertan en privadas.

    Si no quieres que se muestre no lo muestres.
    #nadaesgratis

    • ¡Gracias por tu comentario Miguel!

      La verdad es que veo bastante sensatez en tus palabras, y es de recibo recalcar que si uno quiere mostrar sus “creaciones” debe hacerlo en los lugares y por lo medios adecuados. Por eso, lo de mostrar libremente y sin tapujos a nuestros bebés (y que conste que me estoy refiriendo todo el tiempo a bebés) debe ser algo meditado y pensado. Que luego llegan las lamentaciones… ;)

  5. En primer lugar gracias por tu reflexión. Trabajo y colaboro muy de cerca con el sector infantil y comprendo la postura de muchos padres que necesitan compartir su alegría en redes sociales con sus contactos. El ser humano, el que es social, necesita expresar sus sentimientos en 1.0 y 2.0, cosa que, personalmente no me parece mal, sin olvidar compartir este tipo de imágenes con los límites que dicta el sentido común, el que lo tenga… Las RRSS muchas veces, y más en el sector del Social Media son un puro tablón de anuncios … si no hubiera contenidos humanos, ya no sólo de ecografías y niños, esto sería como los anuncios clasificados del periódico pero con lucecitas y banners… Si estamos en ellas es para ser sociales, comaprtir e interactuar… que nos exponemos, por supuesto, yo como padre prefiero que mis hijos sean conscientes de lo que son antes de que cuando se crean maduros se lo cuenten. Siendo consecuentes y con un límite, creo que es adecuado, hasta mostrar la ecografía de tu bebé segmentando a tu audiencia. El que no se expone, es porque no “sale a la calle” y nos guste o no nuestros niños y las generaciones venideras tienen y tendrán su historia digital que podemos empezar a crear nosotros para continuarla ellos. Creo que si se la vamos forjando e incúlcandoles el valor de su identidad digital de manera consecuente serán más conscientes de lo que es y para lo que vale en un futuro que ya es presente.

    • ¡Gracias por tu opinión Tatsuyoshi!

      Claro que el impulso por mostrar a nuestros retoños en las RRSS es algo imparable, pero desde un punto de vista crítico, hay que conocer y saber hasta que punto hacerlo y donde. Como bien dices tú, la segmentación es de vital importancia, y más aun cuando se trata de temas tan delicados como este.
      Lo primero es educar para compartir correctamente. Y esa educación pasa primero por los padres ;)

      ¡Saludos!

  6. Yo pienso igual que tu, pero también entiendo que el alto nivel de oxitocina que tenemos en esos momentos nos nubla la razón.
    Habrá gente que lo usará para informar a su gente (lo se, para eso hay otros medios).
    Los niños que nacen ahora nacen en otra era diferente a la nuestra. Esto avanza.

    • ¡Gracias por tu comentario Cat!

      Esto avanza… ¿Pero en qué dirección? Hay que saber compartir en los medios adecuados, y en este caso yo pienso que mejor en la intimidad de nuestros círculos.

      ¡Saludos!

  7. ¡Qué razón tienes, Hugo! Estamos viviendo en una época de exhibicionismo total. Tomamos fotos de todo en cualquier momento y lo publicamos en las redes sociales o lo enviamos a un montón de personas de nuestros grupos de whatsapp sin pensar. Lo malo es que, en unos años, las ranitas o judías que salen en las ecografías o esos angelotes que chapotean alegremente en la bañera, buscarán trabajo y el reclutador cacharreará por las redes sociales buscando información. Si yo soporto broncas de mi hijo cuando cuento anécdotas que a él le avergüenzan, ni me imagino el grado de cabreo de un tío con pelos en el pecho si un/a reclutador/a le comenta lo entrañable que resultaba de embrión.

    • ¡Gracias por tu comentario Olga!

      Por esas razones que remarcas es por lo que debemos pensar antes de actuar. Y cuando se trata de la privacidad respecto a los hijos/as tenerlas mucho más presentes.

      ¡Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *